jueves, 29 de octubre de 2015

Primera página

Abandonó la cama en silencio. Bajó las escaleras a zancadas. El sudor le cubrió las palmas y el pálpito del corazón se hizo presente a cada paso.
En el vestíbulo, se pegó a la pared; se detuvo un momento y escudriñó la penumbra. Se acercó despacio al portón de hierro y cristal, antes de agarrar el pomo metálico, vigiló la calle. Vio su coche aparcado pocos metros más allá.

El aire fresco de la madrugada le sacó el miedo de golpe mientras una descarga de flashes lo inmovilizaba.   

Marusela Talbé para El sol sale por el oeste, Radio Extremadura, tema Cautiverio

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por leer y comentar. Saludos.