viernes, 23 de enero de 2015

José

Había un gato negro y una burra tuerta. Había un puchero de barro que olía a hueso tostado y ajo. Había un ventanuco desencajado que cerraba el paso, apenas, al aire que bajaba de la montaña nevada. Había un jergón junto a la pared de chapa cimbreante, una mesa, una silla torcida. Había una mujer morena de ojos rasgados y un recién nacido guarecidos bajo un poncho de pelo de llama. Había una mirada, la suya, puesta en una estrella blanca.
Y había silencio. Un silencio infinito.

Dedicado a todos los Portales que no son de Belén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por leer y comentar. Saludos.