domingo, 9 de noviembre de 2014

Sin título




Cuántas palabras contenidas en esas hojas, cuántas vivencias, realidades y mentiras. Como en las personas. Como en mí. Libros y gentes, ¿no serán la misma cosa? -se preguntaba el hombre sentado ante la biblioteca-. No, viejo, ellos son eternos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por leer y comentar. Saludos.